lunes, 27 de abril de 2009

SKA: JAMAICA Y SU REVOLUCIÓN MUSICAL


Supongo que a muchos de vosotros la música jamaicana se os atragantará. No soportáis mas de 15 ó 20 minutos de reggae y estáis cansados de escuchar siempre los 10 típicos temas de Bob Marley hasta la saciedad. Es un problema que a mi también me afecta. No sabría contabilizar en cuantas ocasiones ha sonado en algún lugar el No Woman No Cry mientras alguna persona en ese momento se ha emocionado y se ha puesto a bailar con los ojos cerrados como si el espiríritu de jamaica lo/la envolviera. A mi en ese momento me entran ganas de coger una botella y partírsela en la cabeza para que conozca el auténtico espíritu Rude Boy jamaicano.


Y es que, por poner una similitud, me da la sensación de que para la mayoría de la gente no hace falta investigar más. Es como cuando alguien me dice que le gusta el rock porque le encantan los actuales U2 o Bon Jovi. Los hay a patadas y lo más fuerte es que creen que esto es así y que U2 y Bon Jovi hoy día hacen rock. Piensan que escucar música jamaicana se limita a esto más algún que otro odioso cantante de eso que llaman ragga y que a mi me parece una soberana mierda. Ni hablemos ya del requesón, más popularmente conocido como reggaetón. ¿Pero qué coño le pasa al mundo? ¿Es que ya nadie tienen interés por la música de raices? ¿Preferimos ver el enésimo remake en el cine que la obra maestra original? ¿Preferimos oir siempre las mismas canciones del tito Marley (ni siquiera profundizando en sus primeros trabajos) en vez de conocer a fondo una música con muchos más sonidos, matices y ritmos? Allá cada uno.


Desde aquí, por mi parte, me niego y le abro una puerta a todos los que estén interesados en conocer qué se gestaba en la isla motivada por su independencia del Reino Unido y la efervescencia de una nueva mutación de la caribeña música Calipso, siendo mezclada con Rythm & Blues, Soul, Gospel, Jazz y otros estilos que provocarían una de las revoluciones musicales de los 60's dando vida al Ska, Rock Steady, Reggae y otras tantas sonoridades.

A finales de los 50's en Jamaica se escuchaba muchísima música americana de los estilos ya mencionados anteriormente. El mento, el R&B y el Jazz mantenían viva a la gente que no podía acceder con la facilidad que les hubiera gustado a la música. Las radios del país además de los Sound Systems (furgonetas itinerantes de plaza en plaza con música a todo carajo) se encargaban de saciar las ansias de ritmos que había especialmente en Kingston, cuna de casi todo lo que vendría después. La influencia del Calipso estaba tambien latente gracias a las vecinas islas de Trinidad y Tobago que, para quien no lo sepa, no solo parieron a la famosa madre de Gandul, el árbitro que nos robó la clasificación del mundial de futbol de Corea, sino que también tienen en su haber este delicioso sonido cimentado en percusiones caribeñas y a menudo xilofones.

Todo esto junto a las ansias de buscar un sonido propio, alejado del calco de la música extranjera y a una fiebre musical que condicionó que se le diera una patada a una piedra y de debajo aparecieran cada vez más músicos, desembocó en una realidad. Los instrumentistas locales se daban cuenta de la importancia de dejar de importar R&B, Jazz y Gospel de fuera y el mento (musíca Folk con sabor africano) cada vez aburría más a las nuevas generaciones que buscaban algo más divertido para entretenerse bailando y disfrutar dejando a un lado las penurias económicas de las calles y los barrios más pobres y evadiendose de los estereotipos musicales. Aquí es donde comienza a cambiar la cosa. Los músicos de estudio que acostumbraban a hacer todo tipo de grabaciones para distintos artistas entran en un círculo espontaneo de improvisación y creatividad enlazado con personajes que a la postre se convirtieron en piezas claves de la música autóctona.


Hay muchas teorias de qué es el Ska, como empezó , quien fué el primero y como definir sus orígenes. Musicalmente, el Ska es una fusión entre el mento jamaicano y el R&B norteamericano, con la batería marcando el 2º y el 4º tiempo y la guitarra poniendo énfasis en las subidas del 2º, 3er y 4º tiempos. Por consiguiente, la batería está llevando el ritmo del Blues y del Swing de la música americana y la guitarra está expresando el sonido del mento. También era muy importante en sus orígenes el piano que llevaba esa misma estructura sincopada, seña de identidad de la casa. Este sonido se comenzó a trabajar seriamente en varios estudios musicales que nacieron a partir de la enorme demanda musical de la isla. West Indian Records Limited, de Edward Seaga (futuro primer ministro),Treasure Isle de Duke Reid y especialmente Studio One de Clement Coxsone le dieron ese impulso que el emergento estilo necesitaba como agua de mayo. Así, en 1959 se graba el que muchos consideran el primer tema de Ska registrado hasta la fecha. Se trata de Easy Snappin, de Theophilus Beckford, producido por Clement CoxsoneDodd, con Cluet Johnson (figura esencial como veremos después) al contrabajo y el saxofonista Roland Alphonso, posterior miembro fundador de The Skatalites, la banda de sesión más popular de la isla que trabajó con cantidad de grandes músicos además de tener una carrera musical propia a posteriori que dura hasta hoy.


Un año después un ex boxeador y guardia de seguridad para relajar los ambientes en las desfasadas fiestas de los Sound Systems (a menudo acababan en broncas y peleas) volvía a grabar otro tema básico e indispensable, Oh Carolina. El tipo era conocido como Prince Buster y una vez que cogió el micro a finales de los 50's no lo volvió a soltar viendo que no se le daba nada mal. A posteriori será reconocido como uno de los más grandes cantantes de Ska y el primero en diluir las raices africanas en un estilo al que parecía que se le podía adaptar cualquier influencia, siendo enriquecido cada vez más. Según se cuenta, durante aquellas sesiones Prince Buster pidió al guitarrista Jah Jerry que "cambiara la marcha". Se trataba de acentuar el segundo y cuarto compás, lo que a partir de aquí se convertiría en una de las señas de identidad de esta música. Muchos situan aquí el nacimiento de ella aunque hay tantas opiniones al respecto que es dificil darle la razón a nadie. Además, aunque esta fuera una de las primeras grabaciones (no olvidemos Easy Snappin), ya había con anterioridad sonidos en las calles y en los Sound Systems bastante similares que permitieron a estos músicos registrarlas a posteriori.



En cuanto a los orígenes del nombre y cómo terminó llamándose Ska también hay distintas teorias aunque las más fuerte y populares situan este término también en la misma grabación de Easy Snappin. Giran en torno al pianista Clue J' Johnson tanto por su forma de saludar a todo el mundo ('What's happenin', skavoovee?') como al sonido de su piano el cual sonaba de forma parecida y cómo se indicaban entre ellos cómo debía de sonar tal guitarra o tal ritmo (ska, ska, ska, ska...!).


Tampoco se puede demostrar nada pero puede que no haga falta. Se podría decir que es parte de la identidad de una isla anárquica en ciertos aspectos y desordenada que hizo nacer una música dulce, divertida y positiva a la cual no hay que ponerle tantos datos ni tantas fechas puesto que todas estas teorías ya se han difuminado en la historia al no haber quedado nada documentado por escrito en su momento. Solo el testimonio un tiempo después de aquellos que participaron en su gestación, algunos de los cuales hoy siguen vivos y haciendo aún la música que parireron para deleite de todo el planeta.

Al comenzar los 60's el Ska ya se había convertido en la bandera musical de la isla que poco después sorprendería al planeta entero por su inspiración y la calidad de sus músicos. Aquellos que pusieron la semilla para que hoy la isla sea considerada el país con más músicos por metros cuadrados del mundo. Pero lo más probable es que, después de todo este ultrasintetizado resumen de lo que sucedió hasta el nacimiento de esta efusiva sonoridad, os hayais perdido y habrá cosas que os sonarán a chino puesto que como ya reiteré al principio, de Jamaica se conoce a Bob Marley y las plantaciones de marihuana, poco más. Para profundizar en el Ska hay que escuchar Ska. Los que disfrutais con el R&B o el Jazz podeis llevaros una grata sorpresa.

Os dejo aquí un regalito. Una recopilación con lo mejor de lo mejor de los orígenes. Desde Prince Buster, hasta los Skatalites, Desmond Dekker, Laurel Aitken o The Maytals grupos con los que os seguiré dando la brasa más adelante, tiempo al tiempo.

 

8 comentarios:

TSI-NA-PAH dijo...

Pedazo de post ,muy revindicar los ritmos de jamaica,habia una epoca en que escuchaba mucho a Black Uhuru,Steel Pulse,The Mighty Diamonds, Lee Perry & The Upsetters o los magnificos pequeños box sets de Trojan Records.
Rasta man.
jah

Un esquimal onanista (como otro cualquiera) dijo...

Joer que pedazo de post. En cuanto reúna fuerzas lo leo entero, que me interesa el tema. Prometido.

paulamule dijo...

Pues no es lo que más me gusta en el mundo pero buen post.
Por cierto, Tsi-na-pah, lo tuyo no tiene remedio. Menudo control.
Salud.

WOOD dijo...

Excelente post para conocer ciertas raíces. En lo único que difiero es en que se me pasen por la cabeza ganas de coger una botella y partirsela en la cabeza a alguien para que conozca el espiritu rudeboy (aunque me imagino que es una metáfora). Abrazo.

LoRbAdA dijo...

SI-nA-pAH: Yo disfruto muchísimo con esta música y he de reconocer que durante mucho tiempo llevé una chapa de Trojan Records con el inconfundible casco troyano hasta que misteriosamente me desapareció. Siempre se puede volver a desempolvar algún que otro disco de esos.

Un esquimal onanista (como otro cualquiera): me alegro que te interese. Siento que sea tan largo pero es que me arecía un insulto hacer una entrada corta sobre los orígenes del Ska omitiendo cosas imprescindibles. Aún así pienso hacer muchos más posts sobre el tema porque es una música tan rica y con tantos genios alrededor que no sería posible reunirlos en una sola entrada.

Paulamule: entiendo que no sea lo que más te guste pero ya sabes que seguramente hace años habrá cosas que ni t imaginabas que hoy estarías escuchando. En mi caso me quedé enganchado y junto al flamenco, el ska es mi via de escape cuando quiero escapar un poco de todo lo que envuelve la música anglosajona.

Wood: no te preocupes que no pretendo hacerlo. Me refería a darle un tirón de orejas a más de uno pero es que a veces me entra la vena psicótica con algunos pijeríos. Siempre es mejor escribir sobre ello que hacerlo en la vida real. ¡¡Y si no que le pregunten a phil spector!!

WOOD dijo...

Ya te digo. Sinceramente a mi también me entran venazos psicóticos de ese tipo con algunos tipos. Esta mañana por ejemplo. Reitero: excelente post. Abrazo.

Shavatt dijo...

Es un tipo de música que no me llama, sin embargo, me congratula. Debo escuchar más.

Por cierto, gran post.

LoRbAdA dijo...

Bueno Shavatt, para gustos colores, aunque seguro que si entrais en un garito y os ponen un par de temas nadie le hace ascos. En cambio, si te ponen reggaeton seguro que pides la hoja de reclamaciones jeje