jueves, 2 de diciembre de 2010

L.A. GUNS - Sala Q, Sevilla (28/11/10)

Primera colaboración en el blog de mi amigo Jaime M De La Espada con su crónica del concierto de la banda angelina comandada por Tracii Guns.

L.A. Guns en Sevilla!! y en una sala pequeña, como debe ser!! Aunque conviene aclarar un par de cosas antes de seguir con tanta euforia; Actualmente hay dos versiones de la banda en activo: Por un lado los de Phill Lewis y Steve Riley, vocalista y batería de la formación clásica. Y por otro, los de Tracii Guns, guitarra fundador , con el que grabaron sus obras capitales. En defensa de los primeros hay que decir que fue Tracii el que dejó el grupo para iniciar el proyecto Brides of Destruction junto a Nikki Six. En defensa del segundo,que él formó la banda e inventó el nombre años antes de incorporar a Lewis y Riley. Como era previsible ,existen mutuas demandas en curso por los derechos de la marca, así que, a efectos legales, será un juez quien decida quiénes son los verdaderos L.A. Guns a día de hoy. Por supuesto en lo personal cada fan tendrá su propio e inapelable veredicto sobre este culebrón que bien podría servir de inspiración para una segunda parte de "This is Spinal Tap".

Aunque en un principio la Sala Q anunció que sería la banda del cantante la que comparecería en Sevilla, fue finalmente la del guitarrista ,rectificando unas semanas antes la errónea información y evitando así un mayor desconcierto de sus sufridos seguidores. Les acompañarían sus paisanos Pretty Boy Floyd, que no lo harían nada mal, pero no hablaré de ellos por no tener un gran conocimiento de su trayectoria y porque quiero centrarme en una banda que siempre ha sido especial para mi.



Tracii Guns es toda una leyenda, y como muestra sólo hay que citar que su apellido (artístico) forma parte, y no por casualidad, del nombre de la banda de Axl Rose. Nombre que, curiosa coincidencia, se ha visto rodeado de circunstancias equiparables, en esperpento, a las del grupo que nos ocupa hoy. Siendo poseedor de este status, el guitarrista ha decidido rodearse de músicos de contrastada reputación, dejando los experimentos para otro momento, sabedor de que que en cada actuación serán sometidos a inevitables juicios comparativos. La actuación comienza puntual y sin ningún tipo de artificio; Tracii sale al escenario vestido con una camisa de cuadros y unos vaqueros y agarra su guitarra, que un momento antes era comprobada por un técnico. De este modo se produce una situación algo inusual: el público está desprevenido, muchos están todavía en la barra, así que nadie presta atención a ese tipo, vestido de lo más casual, que parece estar probando sonido. Tampoco ayuda su pelo volcado sobre la cara. Unos segundos bastan para que improvise unas notas intercalando esos armónicos marca de la casa, advirtiendo así a todo el mundo de que el que está subido al escenario toca demasiado bien para ser un simple asistente.

El guitarrista se coloca a un lado, y no en el centro como podría ser previsible, dejando claro que a pesar de las idas y venidas, los que estaban esa noche sobre las tablas eran una banda de rock e iban a funcionar como tal. En el centro se sitúa Jizzy Pearl. El ex Love/Hate y ex Ratt es un cantante solvente, con una gran voz que no flaquea en ningún momento. Tiene tablas de sobra y no acapara más atención de la debida. Por si fuera poco parece un tipo afable y profesional, lo que explica que hayan sido muchas las bandas que se han acordado de él cuando han tenido que suplir al cantante problemático de turno. Por cierto, llama poderosamente la atención su pelo corto entre tanta melena, y no es por alopecia esta vez.

En el otro extremo, se encarga del bajo Danny Nordahl, actualmente miembro también de Faster Pussycat, al igual que Chad Stewart, que se ocupa de los parches. Nordahl es un tipo de lo más interesante. Formó parte de los Throbs, efímera maravilla sólo para paladares exquisitos, con los que grabó su único álbum "The language of Thieves and Vagabonds"(obligatorio hacerse con él). Es un superviviente de la escena de Nueva York, al igual que Kelly Nickels, bajista de la formación clásica de L.A. Guns, por lo que encaja a la perfeccción. Alto, vestido de negro y con el pelo al estilo Joey Ramone, es un tipo con aura,definitivamente.



Comienzan fuerte con "Electric Gypsy",dejando claro que sus himnos callejeros siguen siendo tan explosivos hoy como cuando fueron grabados. Le sigue "Bitch is Back", y si alguien tenía dudas, éstas se despejan enseguida: Lo que tiene Tracii en sus dedos es auténtico fuego y lo reparte a discreción. Por momentos,en los solos, recuerda al añorado Randy Rhoads, y físicamente se conserva igual que hace 20 años (una de las ventajas de una sala pequeña: podías ver detalles como su mano tatuada con el año de su nacimiento, 1966, por lo que tiene ahora 44) Se ve muy suelta a la banda. Se miran de reojo, sonríen, disfrutan de la música que tocan en un reducido escenario, sin nada que aparte la atención de la banda y las canciones. Van cayendo temas, principalmente de sus dos primeros discos:"Never Enough","Ballad of Jane",eficazmente adaptada al directo,"No Mercy","One More Reason",o la preciosa "Over the Edge", única pieza de "Hollywood Vampires", alternándose con algunas menos conocidas como "Dreamtime", del disco "Shrinking Violet", o "Blackout in the Red Room", de Love/Hate, detalle para Jizzy Pearl. Curiosa fue la inclusión de la sobadísima "Knocking on Heaven´s door", algo que el mismo cantante reconocía al pedir la colaboración del público para hacer los coros: "todos habéis visto ya el vídeo, así que sabéis cómo va". También sorprendió "I Just Wanna Have Something to Do" de Ramones, cantada por Danny Nordahl como muestra de orgullo neoyorkino. "Rip and Tear" y "Sex Action" cerraron la noche. Para entonces una enorme sonrisa adornaba mi cara,prometiendo quedarse los días venideros.

Una sóla divagación merodea mi cabeza tras un concierto (casi) perfecto: Siempre que escuchemos esos temas nos acordaremos de la voz que los grabó, y de la presencia escénica de Phill Lewis, pero quién sabe si una nueva reunión de las dos cabezas visibles de la banda los haría subir de nivel o sólo serviría para aumentar aun más la brecha entre ellos y para que perdieran de nuevo el norte. Desde luego a mi me encantaría averiguarlo.


Jaime M De La Espada

7 comentarios:

TSI-NA-PAH dijo...

Una pena que no se pasasen por Malga! Hubiera ido av verlos!Jizzy Pearl le vi con Adler's Appetite y el tipo fue el mas majo de todos ,ademas de cantar muy bien!
Me alegro que disfrutaras!
Un abrazo

ROCKLAND dijo...

Yo los hubiera ido a ver. Traci Guns es una leyenda y Jizzy Pearl es un pedazo de cantante. Ahora bien yo considero L.A Guns con Phil Lewis al frente.

Gran crónica de tu amigo!

Saludos.

Ofersan dijo...

Excelente crónica, una pena que no psaran por BCN, soy un gran fan de Tracii.

lu dijo...

Tío, yo también estuve en el concierto de los BellRays!! Seguro que hemos coincidido sienes y sienes de veces. Mucho macarreo por tu búnker sónico, Lorbada, nos vamos a llevar bien.
A mí me gustaron más los Pretty Boy Floyd que estos L.A. Guns, pero disfruté como una enana con Tracii. Este cantante no me convenció mucho, y lo de Knocking on heaven´s door fue... uf, qué dolor. Buena crónica la de tu amigo Jaime.
Saludos, paisano!

manurhill dijo...

Bonito recordatorio a The Throbs y su gran disco olvidado en el tiempo. Por lo demás al menos Traci ha sabido rodearse de unos músicos y un cantante más que solventes para mantener un buen nivel en los conciertos, temas redondos no les faltan.

Saludps

Anónimo dijo...

Gracias a todos por haber asistido y por la crónica. Volvemos a España el año que viene (mayo - Junio)
Nos vemos!!!

Isabel Pinar
L.A. Guns Team

LoRbAdA dijo...

Yo veo que me equivoqué al no ir. A ver si vuelven, o en elgún festivalillo. Gran crónica ;)