viernes, 4 de mayo de 2012

JACK WHITE - Blunderbuss (2012)


El caso de Jack White es digno de estudio. Monta una banda con su ya ex mujer, Meg White. Los sonidos de esta se acercan al rock más ruidoso, al garage, algo de punk por toda su crudeza, pero sobre todo hay una gran influencia del blues o del rock & roll más primitivo. Dicho así no es nada nuevo ni sorprendente, miles de bandas alrededor del globo terráqueo tienen las mismas. Pero es que su música se cimentaba básicamente en una guitarra eléctrica y una batería. Eso le daba una aspereza y una valentía que lejos de alejar o intimidar a el populacho lo que hizo fue darse cuenta de que esta aventura era algo diferente, que no estábamos ante una pareja que se amedrentaba ante las consignas del mainstream. Una guitarra con bastante personalidad, porque al principio técnicamente no era para tanto (ahora bastante más) pero esa disonancia y ese estilo podrían emularse a un mismísimo Johnny Thunders, que aún haciendo bastante ruido y no ser el mejor guitarrista del mundo podrías reconocerlo en cualquier momento con solo escuchar un par de segundos de cualquier riff. Y hablando de riffs, Jack es toda una factoría de algunos que han perdurado en nuestras cabezas hasta hoy. No hace falta que hable del Seven Nation Army, porque pocas veces he visto yo que una canción de este tipo se coree y se cante alrededor del mundo en tantos eventos, fiestas, discotecas, estadios enteros a diario como cántico de guerra... ¡pero si cuando la selección española ganó el mundial, la canción que más escuché corear por las calles a la afición fue esta! Todo un fenómeno de masas. La mayoría de estas personas probablemente ni sepan a quien pertenece ese ritmo pero qué mas da. Un profesor de lengua y literatura me dió una vez su definición particular de cultura cuando era un renacuajo. Nunca se me olvidó. "Cultura es cuando tienes un conocimiento de algo pero ya olvidaste donde lo aprendiste." Pues Jack White es desde hace mucho una parte importante de la historia y de la cultura rockera, en particular de los últimos 15 años.


Otra cosa que me gusta es la sensación de que se ha convertido en el niño geniecillo travieso de la industria.  No solo es un gran músico sino que se dedica a investigar y a hacer experimentos realmente extravagantes pero divertidos en algunos casos y que en otros rozan casi la genialidad. Muchos recordaréis esa guitarra que se saca de la manga en el documental I Might Get Loud donde con un martillo, un par de tablas, una cuerda y una botella de coca cola se fabrica una guitarra eléctrica y suelta eso de "Who says you need to buy a guitar?"; también aquello del Triple Decker Record, que era un vinilo 7" y un 12" en uno al mismo tiempo; ¿y lo último de distribuir mil copias del single Freedom At 21 hace unos pocos días colgados en globos de helio que volaran por EEUU? A cualquiera le podía caer el vinilo cerca y luego tenía la opción de marcar en un mapa en la web dónde lo había localizado. La idea es "explotar vías de distribución no tradicionales y hacer llegar el disco a gente que habitualmente no visita una tienda". Un bromista este Jack. Más se tiene que estar riendo al enterarse de que algunos de esos discos se están vendiendo por más de 4.000$ en e-bay.


Volviendo al terreno musical también hay que mencionar su fabuloso sello discográfico, Third Man Records. Un sello independiente que en 3 ó 4 años ha conseguido estar en boca de todos. White como productor ha rescatado a gente del calibre de Wanda Jackson, Seasick Steve, Tom Jones, Jerry Lee Lewis e incluso se llegó a rumorear que los mismos Rolling Stones se iban a poner en sus manos en un hipotético próximo disco (algo que dudo). La idea de aparecer con esos autobuses amarillos (imagen de marca del sello) y estacionar en plazas y calles por sorpresa, cual Sound System, para bajar y tocarse unos cuantos temas antes las miradas atónitas de la gente es algo también bastante ingenioso.

Bueno, ¿basta ya de alabanzas? Para nada. Zambulléndome ya en el tema que nos ocupa, tras esta extensa intro, he de decir que del disco debút de Jack me esperaba un buen trabajo pero nada que fuera a dejarme sorprendido. Son muchos y muy buenos algunos trabajos que tiene en su discografía. Los White Stripes me encantan, tienen una fuerza y una crudeza que me han tenido enganchado mucho tiempo. Sin embargo no encuentro un disco del dúo que sea realmente redondo, aunque piense que ninguno baja del notable. Después vinieron The Raconteurs. Su primer trabajo está muy bien pero es que el segundo, Consolers Of The Lonely, me parece la obra cumbre de este tío en toda su carrera. Es sin duda el proyecto que más me ha llenado y su mejor disco hasta la fecha. Una banda de rock completa, con su bajo y sus dos guitarras y una fuerza descomunal. The Dead Weather me sorprendieron en 2009 con su primer disco, el cual también escuché muchísimo. Jack se ponía tras la batería y las voces aunque en este apartado le dejaba el protagonismo a Alison Mosshart. Las melodías oscuras, ruidosas o minimalistas según el momento, y lo novedoso de la propuesta me tuvieron una buena temporada escuchando Horehound en bucle unas cuantas semanas. Su segundo trabajo, un año despues, Sea Of Cowards, no me llamó tanto la atención y lo escuché menos pero la calidad estaba indemne, el problema era ya el factor sorpresa.


Ahora llega Blunderbuss. Si en sus anteriores proyectos se tenía que ceñir a unos parámetros más o menos definidos (aunque con bastante libertad de movimientos) aquí Jack se ha soltado la melena. Ha mimado hasta el último milímetro la producción para que todo suene fluido y natural. Ha utilizado todos los instrumentos que se le han antojado, sin escatimar en violines, pianos (el auténtico protagonista del disco), coros femeninos... este era el momento de plasmar todas las influencias que ha ido absorbiendo, de tocar todos los instrumentos que ha ido aprendiendo con el paso de los años, de hacer un repaso a esos estilos que hasta ahora no han tenido cabida en otros grupos y de debutar por todo lo alto, con un disco que, tras el ya mencionado Consolers Of The Lonely con los Raconteurs, probablemente sea el segundo mejor de su carrera. Ojo, para muchos sea el primero. Porque aquí hay rock, hay soul, hay southern, hay blues, hay guitarras ruidosas, pero sobre todo hay una sensación que sobrevuela todo el álbum de que es el proyecto que más se ha tomado en serio en toda su carrera, dándole a todo su justa medida y tiempo de cocción así como un emplatamiento sensacional. Más de dos años lleva zambullido en este trabajo cuando lo normal es que saque un disco por año, algo natural en los 50, 60 y 70 pero casi impensable en nuestros días.


Vuelve a abatirnos a base de riffs sencillísimos pero muy pegadizos. Este tipo tiene una facilidad pasmosa para inducirnos directamente en sus canciones con una actitud más que positiva gracias a algún ritmillo que desde el comienzo nos provoca un estado anímico positivo, dando ya golpecitos con la planta del pié. Sixteen Saltines es el mejor ejemplo de ello, la canción dura del disco. I´m Shaking (original de Rudy Toombs) es otro perfecto ejemplo. Esta con un riff muy vacilón y con coros soul de fondo, palmas y que irremediablemente te hará moverte aunque estés tetrapléjico. Love Interruption nos trae a un Jack White emocional y herido, como en muchas otras canciones, cantando al desamor. Blunderbuss, que da título al disco. Solo al piano hasta que rompen a menudo violines, slides y batería para volver de nuevo solo al piano. I Guess I Should Go To Sleep, de nuevo al piano (con un sonido viejo, casi de cantina del oeste) pero más marchosa y positiva. Take Me Whit You When Go, canción que cierra el disco y que me recuerda algo a The White Stripes (las que más Sixteen Saltines y Freedom at 21), al menos en la parte central, pero con violines de fondo y coros femeninos, un epitafio perfecto.

Diversidad, guitarras, teclados, slides, diversión, sentido del humor, recogimiento y tristeza. Todo es un embalaje de papel envejecido, arrugado y de color sepia pero que tiene pinta de que va a resitir maravillosamente el paso de los años. Jack White ha lanzado una de las obras cumbres de su carrera y la que probablemente le haga justicia. Algunos que no lo tenían claro con él se rendirán a sus piés y otros que ya amábamos lo que hacía nos hará subirlo un peldaño más al olimpo de los dioses. Parece que se resiste a que le quiten el cetro de Rey Midas del rock y con solo 36 años tiene cuerda para rato.

Por cierto, en el canal de VEVO del músico podéis encontrar infinidad de vídeos nuevos en directo y una especie de documental bastante divertido, con actuaciones y entrevistas, todo ello dirigido por el fenómeno de Gary Oldman.

5 comentarios:

Tyla DeVille dijo...

Contradictorias emociones me produce el señor White: Su música no me apasiona -aunque tampoco me disgusta- pero, al tiempo, me parece un personaje absolutamente necesario en la adormilada industria del rock and roll del s. XXI.

En Third Man, salvando las distancias, ha creado un concepto (Como Sun o Stax o Chess Records en su día) en el que todo el proceso creativo queda bajo su estricto control. Y su labor revitalizadora de la música de los 50's, manteniendo la esencia vintage sin renunciar a la modernidad, es digna de elogio.

En fin, Hats Off To Jack!

Rock-On.

ROCK´N ROLL OUTLAW dijo...

Te agradezco el fantástico texto introductorio. Ganas de hacerme con el disco. Sí, The Raconteurs fueron un proyecto perfecto, y los primeros discos de White Stripes son perfectos. Un hombre importante para la música del XXI guste o no guste.

¡Un saludo!

PUPILO DILATADO dijo...

...¡Pues que has convencido amigo!!!, no me decidía con el disco y ahora lo tengo más claro.

Respeto a este hombre, claro que sí!! y sus últimos dos discos con su hermana siempre estuvieron por encima de los anteriores, al menos para mí.

LoRbAdA dijo...

Tyla: el tio se ha ganado ese status a base de mucho trabajo y bien hecho. Aunque es verdad que también conozco mucha gente a la que no le termina de entrar su estilo pero lo has clavao en lo de que es un tio necesario.

ROCK´N ROLL OUTLAW: yo espero que después de este disco se zambulla otra vez en los Raconteurs, pero es impredecible.

PUPILO DILATADO: me alegro de que te hayas decidido a escucharlo. A mi todos sus discos me gustan, los que más he trillado han sido el Elephant y El Icky Thump.

Gracias a los tres!

Anónimo dijo...

magnifico articulo, peor lo que quería decir que me está haciendo daño a la vista es esa mención de pupilo dilatado respecto a que los últimos discos de Jack con su hermano son geniales... ¿Su hermana? xD Meg es su exmujer, si no lo sabías de antes, léete el articulo entero antes de comentar algo así...