lunes, 18 de junio de 2012

STONE FREE: A TRIBUTE TO JIMI HENDRIX (1993)


Hace muchos, muchos años, cuando era un renacuajo, le pedí a un buen amigo que me nutriera de música de Hendrix. Había escuchado cosas sueltas y quería zambullirme de lleno en esa guitarra mágica y entripada del genio de Seattle. Él accedió encantado, me dio unos cuantos discos y entre todos ellos había algo que me llamó la atención. Stone Free:  A Tribute To Jimi Hendrix. Miro por detrás y veo nombres de la talla de Slash, Clapton, The Pretenders, Jeff Beck, The Cure, Buddy Guy... algunos de ellos aún no eran más que referencias que había leído en revistas (tenía solo unos 14 años aproximadamente) o que había catado algún tema por ahí pero era consciente de que no eran moco de pavo. Otros ya estaban sonando constantemente en mi reproductor, como Jeff Beck, Slowhand o el melenudo guitarrista de los Guns & Roses. 

Lo complejo de los discos tributos es la irregularidad. A menudo dejan un sabor agridulce. Estilos muy diferentes, producciones dispares, combos imposibles, versiones muy manoseadas o demasiado extrañas hacen que uno a menudo se quede a medias. En esta ocasión no se puede decir que les saliera algo totalmente redondo pero si no es así desde luego que he escuchado pocas veces trabajos de este tipo que se acerquen a un nivel al menos de notable. La primera mitad es realmente una maravilla y la segunda baja el nivel pero aguanta el tipo bastante bien.


Ya con el comienzo de The Cure, dándole al Purple Haze y poniéndonos las orejas de punta. Ok, sobreproducción, pero tiene una atmósfera realmente interesante. Y además la vuelta de tuerca que le dan al tema no es ningún patinazo como suele ser habitual en estos casos. Un sonido bastante atmosférico, diferente a el resto de canciones del tributo pero que hace que ya desde el principio nos enchufemos gracias al buen hacer de Robert Smith a las voces y a unas guitarras diluidas y lejanas que suenan sinuosas. Desde luego que es solo un aperitivo, algo diferente. El álbum no podría seguir esta linea porque si no hubiera sido un gran batacazo. Pero como introducción es un excelente divertimento. ¿Qué viene ahora? Pues amigos, viene una versión descomunal del amigo Clapton. El inglés estaba jugueteando con el guitarreo y el blues más agresivo (como demostraría un año después con esa joya de versiones de blues que fue From The Craddle) y se marcó una de las mejores covers que se han hecho de Hendrix. Stone Free, suena fresco, la voz de Clapton rockea y la guitarra vuela. Pura magia. 


¿Otras favoritas? Pues por supuesto esa genialidad que desarrollan el gran Jeff Beck y Seal, una de las mejores voces negras de las últimas décadas por mucho que haya tirado su credibilidad por el retrete con tanta ñoñería en su música. La guitarra del inglés sabe ácida y la voz parece haber nacido para cantar semejante temazo. Clapton, Beck y Hendrix (solo falta Page) tenían una sana rivalidad en su día por ser los mejores guitarristas del mundo.  Tal y como leí hace tiempo en una entrevista a Jeff Beck, estaban en una nube por la cantidad de halagos que recibían y de repente llegó Hendrix con sus trajes espaciales y prendiéndole fuego a la guitarra y por poco no se mean en los pantalones de la impresión. Por cierto que Beck y Seal han vuelto a repetir tandem hace unos meses en el disco tributo a Bob Dylan, Chimes Of Freedom, con el Like A Rolling Stone ni más ni menos.

Buddy Guy no es solo uno de los bluesman más reconocidos de la historia, no solo sigue en activo a un altísimo nivel, sino que es posiblemente otro de los mejores guitarristas del globo terráqueo. Era de cajón que también estuviera presente aquí. Red House suena al rojo vivo (era fácil el símil) y Buddy desarrolla esa cadencia tan sabia a las seis cuerdas, su voz suena tan profunda como siempre y la electricidad recorre sus dedos en varios solos memorables. 


¿Otros buenos momentos? Pues el Spanish Castle Magic de los Spin Doctors suena demoledor y precisamente por aquella época escuchaba mucho su fabuloso disco Pocket Full Of Kryptonite. Y la sorprendente versión de Fire por el virtuoso violinista Nigel Kennedy no dejará a nadie indiferente. Una locura inimaginable pero llevada a cabo y respetando el espíritu de Hendrix con el pequeño instrumento. Eso quiere decir que nada de convencionalismos y sí mucha pirueta imposible, ya me entendéis. El I Don't Live Today de la Band Of Gypsys, el grupo que escudó a Jimi durante un tiempo pero con Slash empuñando el hacha y ese vozarrón con nombre de Paul Rodgers. Living Colour se marcan una excelente Crosstown Traffic y The Pretenders se llevan a su terreno totalmente el Bold As Love, algo que a mi me parece muy muy bien porque suena también de maravilla. ¡Ah! Y que no se me olvide otra de las joyas del disco. Hey Joe, en brazos de Body Count, es una versión de muchos quilates, aunque siempre tuve predilección por este tema y por ese hipnótico riff que tantas veces me he quedado pillado tocando a la guitarra en bucle con la mente en blanco.

Ok, este disco no os va a cambiar la vida. Pero si tenéis más que repasada la discografía de Jimi Hendrix y no conocéis un tributo como este, puede que paséis un gran rato. Y puede que también recuperes la fe en trabajos de este tipo. La mayoría suelen ser extraños, desequilibrados o incluso asépticos. Pero no, precisamente Stone Free no comparte ninguno de estos adjetivos.

6 comentarios:

Mr. Sabbath dijo...

No lo he escuchado, pero es curioso la lista de invitados. Yo creo que en cuanto a produccion, llevas razon, estos discos ganarian mucho si los grabaran en la misma sesion, mismos tecnicos, equipo, etc, etc. A, y yo soy de escuchar versiones que suenen al estilo de la banda que aborda esa version, con respeto, pero a su rollo.

Saludos!!!!!

Xavi Martínez (aka Da Muzz) dijo...

Que lejano queda ya este disco. Tenía sus buenos momentos aunque habían cosas que chirriaban. Algo parecido sucedió con el "Kiss my ass" que se sacaron Simmons y Stanley en el 94.
Un saludo

Sergio DS dijo...

Compré el disco cuando salió, ya hace muchos años, unas versiones muy buenas que permiten acercarse mejor al genio que las inspira.
Indispensable.

Johnny dijo...

Lo recuerdo, me gustó bastante, aunque hubiese preferido por ejemplo de los Cure el "Foxy lady" al "Purple haze". Así de vaga memoria destacaría la que hicieron los Pretenders. Saludos.

LoRbAdA dijo...

Mr Sabbath: Sí que ganaría, Algo compacto y no una miscelanea, como en la mayoría de los casos.

Xavi Martínez (aka Da Muzz): algún que otro tema es bastante extraño, como el Fire con el violín, pero a mi particularmente me encanta. El You Got Me Floatin' también es bastante anormal (quizás el peor) y el Purple Haze igualmente. Pero le dan un contrapunto al disco, lo he escuchado tantas veces hace años que ya no me chirrían como bien dices.

Sergio DS: la mayor parte de las versiones me gustan. Es otra manera de acercarse al mito, desde la perspectiva de estas bandas.

Johnny: la de Pretenders es mmmuy Pretenders, me gusta. y la de The Cure, aunque sobreproducida y poco guitarrera pero me suena bastante bien, una rareza para empezar el tributo.

Gracias a los cuatro. Un saludo.

gabylan dijo...

http://www.freehotmusic.org/index.php/en/off-topic/59-graphics/123-interesting-facts-about-jimi-hendrix