martes, 2 de abril de 2013

THE JAMES HUNTER SIX - Minute By Minute (2013)


Hay discos que te enganchan a las primeras de cambio y con el devenir de los días van perdiendo fuelle alarmantemente. Otros en cambio son como un buen vino, hay que dejarlos que se oxigenen un poco y a partir de ahí degustarlos en todo su esplendor, ganan con cada sorbo y al final te dejan un regusto en el paladar complejo pero lleno de matices y sensaciones. Los hay que ni a la primera escucha ni a la decimoquinta. Pero también los hay que desde que pulsas el play y escuchas los primeros centelleos de guitarras y vientos sabes que acabas de encontrar el parnaso. Y una tras otra escucha el nivel es excelente, sintiendo esa plenitud reservada a los grandes clásicos. 

James Hunter no es ni será uno de esos referentes indiscutibles ni sus discos probablemente entrarán a formar parte de ninguno de esos libros tipo "1001 Discos Que Escuchar Antes De Morir". Pero seamos honestos. No estamos en una época de grandes iconos ni discos que copen portadas a no ser que hablemos ya de un Bowie que edita trabajo tras 10 años o algún rescate póstumo de ese mito que ya no podrá dar el visto bueno a su edición. Sin embargo el inglés no solo ha parido 12 canciones sobresalientes que podrían caber en esa última categoría de discos que los mires por donde los mires van sobrados, sino que ha currado duro en darle un sonido clásico, alejado de modas y tendencias y se ha centrado en lo que realmente importa, las canciones.


Grabado en Nueva York y producido por Gabriel Roth, líder de los Dapkins. Cada uno de los cortes de Minute By Minute es un ejercicio de buen hacer, talento, inspiración y emoción. Soul y Rithm & Blues con corazón y unos músicos que han afinado la puntería en cada una de las notas que han vomitado desde muy dentro. La voz de Hunter va de sobrada, parece increible que este tipo no sea de color porque si cierras los ojos no podrás imaginar otra cosa. Y es que ha sido un alumno aventajado. Aunque claro, habiendo compartido escenario con gente del calibre de Van Morrison, Etta James, Willie Nelson o Aretha Franklin la cosa es más comprensible. Aunque eso no justifica en absoluto que haya parido el que para un servidor es el mejor disco en lo que va de año. ¿Exageración? Pienso que en absoluto. 

De hecho si alguien tiene alguna duda el 12 de abril tiene una oportunidad única para comprobar sus virtudes, si gana en directo o por el contrario se deshincha, pues toca en Madrid. Servidor no podrá pegarse un empacho de música negroide ese viernes por motivos laborales pero el concierto es de lo más goloso.

5 comentarios:

Tyla DeVille dijo...

Como te dije cuándo me los pasaste, el tipo chorrea tronío de una manera insultante.

Los que vayan a verlo a Madrís, por favor, que le arranquen la careta, que no me creo que sea blanco.

Rock-On!

Javier de Gregorio dijo...

Pues servidor ya tiene la entradita para el viernes 12 en el Teatro Lara...,iré con la sensación de un auténtico gourmet.
Saludos,
JdG

LoRbAdA dijo...

Tyla: Suena como si lo hubieran hecho de una manera tan fácil y natural... como si fuera algo sencillo hacer ese puñado de canciones. Qué buenas horas me está haciendo pasar, mare mia.

Javier de Gregorio: te envidio amigo. Tengo unas ganas tremendas de un buen concierto de rithm & blues pero mis horarios suelen interferir a no ser en días concretos donde no hay mucho que rascar. Ya nos contarás.

Un saludo a los dos.

Nora Hristova Borisova dijo...

No había escuchado a ese grupo Juanjo!

Suenan genial! Siempre descubro buenos temas gracias a ti :)

un beso!

LoRbAdA dijo...

Nora: gracias Nora!! Me alegro de que te gusten! Recuerda que lo que se llama hoy r&b coge las siglas del rithm and blues y que no tiene absolutamente na de na que ver. Es un sacrilegio. Pero el tal James Hunter sí hace justicia a la música negra siendo más blanco que que el sobaco de un oso polar :P

Un besazo.