viernes, 31 de enero de 2014

STEVE CONTE - The Steve Conte NYC Album (2014)


La palabra fiabilidad es descrita en el diccionario de la RAE como "probabilidad de buen funcionamiento de algo" y si nos vamos a buscar sinónimos nos encontramos con palabras como fidedigno, fiel, honesto, honrado, leal o íntegro. Algunos de estos términos no iban a entrar en principio en estas líneas pero ¡Qué demonios! Encajan perfectamente con nuestro protagonista, un seguro de vida, sí, porque funciona a las mil maravillas todo lo que hace pero además con una integridad musical digna de elogio.


Sería interminable reseñar la lista de grandes artistas a los que este guitarrista ha acompañado o colaboraciones donde ha aportado su buen hacer con las seis cuerdas. ¿Que no sabías que Steve además suele componer y grabar a menudo para series de anime, películas y videojuegos japoneses? Pues si te gustan Cowboy Bebop, Ghost In The Shell o te suena por ejp. un erizo azul llamado Sonic puede que hayas escuchado algún guitarrazo de él en algún fragmento. Ya repasé un poco su trayectoria hace años analizando su anterior disco en solitario junto a su banda, The Crazy Truth. Este me sorprendió, por eso cuando a mitad del 2013 me enteré de que estaba terminando un nuevo trabajo me puse a salivar automáticamente con impaciencia. Además de realizar otro discazo junto a Michael Monroe en el cual esta vez llevaba aún más el peso compositivo que en Sensory Overdrive, donde participaba en la mayoría de temas pero era Ginger quien comandaba en la creación puesto que sus prodigiosas zarpas estaban en prácticamente todos los cortes del album. 


No se de dónde saca el tiempo y la facilidad para hacer canciones como chasquear los dedos. Lo cierto es que uno tiene la seguridad de que si este tipo se involucra en algo y tiene libertad de movimientos va a parir un artefacto cuanto menos interesante. Ok, siempre se le puede echar en cara la medianía que es el Cause I Sez So, penúltimo trabajo de los New York Dolls, pero a su favor alegaré que solo participó en la composición de cuatro cortes que no están nada mal. Y The Steve Conte NYC Album no iba a quedarse atrás en su discografía porque aunque se hace corto, cortísimo, la calidad es de notable alto. Siempre se le asocia bastante con Johnny Thunders a la hora de analizar su manera de tocar la guitarra y con bastante razón. Además, después de verlo en los escenarios durante varios años junto a David Johanses y Sylvain Sylvain con las muñecas no es para menos. Pero sería justo también decir que su estilo bebe casi más de Keith Richards o de Chuck Berry, con quien además ha tocado, por cierto. 


Un ejemplo clarificador de esto que digo es Ok Dj, temazo Stoniano que hará las delicias de muchos. Pero aunque es un disco de rock clásico no es por ahí por donde tira toda la grabación, porque si hay canciones chulescas, festivas y cañeras como la inicial Dark In The Spootlight, la arrogante What Would I Do If I Were Me o su inequívoco guiño a los Dolls con Lady Luck (esos coros iniciales, las palmas, saxo y ese sonido ruidoso de guitarra a lo Johnny Thunders... y la participación se Sylvain Sylvain, claro) también hay espacio para temas más reposados en medios tiempos como Anytime At All Times o She Blinds, donde las guitarras acústicas e incluso el pedal steel hacen su aparición dejando claro que también ama los parajes algo más folk de la música americana y que es un compositor aventajado para componerlos y registrarlos. De hecho creo que estas canciones y el cierre del disco, Tax Free (que también se mueve en estos parámetros e incluso juguetea un poco con el country) son las que al final he vuelto a pinchar con más insistencia. Por lo bien que suenan y por la facilidad con la que se mueve en este terreno, no solo tocando sino también cantando, que hay que decir que Conte demuestra más variedad de registros que en su anterior aventura en solitario y canta realmente bien.


Entonces no me queda más remedio que seguir reverenciando a un tipo tan simpático y genuino como él. Más aún si ama nuestro país y lo que se cuece en nuestras fronteras. Esto es un cotilleo pero no pude evitar sonreír cuando buscando música suya en Spotify me metí en su perfil del programa y mi sorpresa fue mayúscula cuando vi los grupos que seguía, la mayoría de mi ciudad, Sevilla. Albertucho, O'Funk'illo, Reincidentes, Extremoduro, Kutxi Romero (Marea), Poncho K, Muchachito... y además es amigo de Raimundo Amador con quien ha tocado más de una vez. Polifacético, hiperactivo, currante y con talento. Steve Conte, uno de esos tipos a la sombra que siempre dan la talla.

2 comentarios:

Javier de Gregorio dijo...

Joder, que desmadre de concierto se estaban pegando. Tomo nota, Steve Conte.
Saludos,
JdG

Lorbada dijo...

Apunta, apunta... un tío fiable hasta la médula. Es que con el tito Rai todo el mundo se lo pasa bien, ya ves en el vídeo, quien estuviera ahí.

Un saludo.