sábado, 15 de febrero de 2014

PELO MONO + THE LIMBOOS - Gruta 77, Madrid (13/2/2014)


Desde luego que habrá gente que crea que esto no es serio. Que ver a un tío con una máscara verde con una guitarra y a otro con careta de gorila tras los parches es una tomadura de pelo. Bueno, lo mismo opina mucha gente de Kiss y creo que el tiempo y los hechos ponen a cada uno en su sitio. Pero desde luego que en el mundo del rock ya tenemos a gente dentro de nuestras fronteras que se lo toma todo con mucha mesura y formalismo, la oferta es amplia en este sentido. Creo firmemente que hace falta divertirse, imaginar, meterse en el juego y el ambiente de algunas propuestas y dejarse llevar. Por supuesto que sin un respaldo musical interesante como soporte, cualquier planteamiento algo rimbombante puede caer por su propio peso, pero el caso que nos ocupa, el selvático dúo instrumental a medio camino entre Granada y Úbeda, va sobrado de lo primero y en cantidades industriales de lo segundo.


En la noche del jueves servidor se presentó en la sala Gruta 77 habiendo exprimido bien durante varios meses el disco debút del dúo. Su guitarrista, Pedro de Dios, es el hacha de nada más y nada menos que Guadalupe Plata a quienes ya pude ver en 2010 junto a The Milkyway Express en Sevilla, dando el jienense una lección de cómo dejar al publico en estado de trance y con la boca abierta abordando las seis cuerdas. Un rato antes los madrileños The Limboos nos atacarían con su rythm & blues desenfrenado y contagioso, divirtiendo a una sala a la que no le hacía mucha falta que les tocaran las palmas, con ganas de pasarlo bien, definición perfecta de lo que esta banda ofrece sobre el escenario. Minutos después dos tipos enmascarados y salidos de alguna película imaginaria de serie B cogían posiciones sobre las tablas.


Tras unos primeros segundos estaba claro qué nos iban a ofrecer. Surf espacial mezclado con rythm & blues pantanoso salido del averno y rock & roll distorsionado y psicotrópico. Si os parece hiperbólica la definición asistid a un concierto de ellos e intentad acotar lo que hacen. Su batería Pedro Pelomono (el nombre del grupo viene del apodo con el que le han llamado siempre a él) lleva el ritmo a lomos de una batería cuyo bombo es una maleta de viaje y es el responsable de la cadencia amazónica y chamánica de la banda. No podía parar de sonreír viendo a un gorila dándole a los parches, toda una experiencia.  Pedro de Dios lleva hasta el extremo lo que ya hace en Guadalupe Plata. Sacarle sonidos imposibles a la guitarra, fraseos disonantes y lisérgicos, recorriendo el mástil de mil maneras, golpeándolo, con efectos hipnóticos sobre los allí presentes que no paraban de bailar.


Creo que se tocaron íntegro su lp homónimo editado en 2013, estirándolo e improvisando, uno de los puntos fuertes del dúo, que les gusta jugar con las canciones y no encasillarlas, darles más colorido en directo. Porque al igual que sucede con Guadalupe Plata, creo que en el escenario es donde se ve realmente la magnitud de su propuesta, haciendo crecer los temas y teletransportando a la gente a algún infecto lugar del Amazonas o del Serengueti. Y si os digo que se me hizo muy corto el concierto hacedme caso, cuando todo funciona y uno se lo pasa teta bailando y riendo ya puede durar un show lo que sea que siempre se quiere más. A los presentes en la Gruta 77 nos electrocutaron de lo lindo y una vez que sucede esto con una banda ya sabéis que no hay vuelta atrás.

4 comentarios:

KARLAM dijo...

Ni idea hasta ahora de estos Pelo Mono. Pero basta saber que está ahí metido Pedro de Dios para que me anime a escucharlos. Tres, dos, uno... probando!

Javier de Gregorio dijo...

Fan acérrimo de Guadalupe,,...algo había leído de estos Pelo Mono. Convencido después de tu entrada (y visión del vídeo) para no perderme la próxima "actuación" de semejantes primates.
Saludos,
JdG

javistone dijo...

Yo ya te conté que me los topé en el Monkey sin saber quiénes eran, e incluso sin verlos porque el miniobar donde tocaban está lleno y no se veía nada, pero todo cristo estaba flipando con el sonido sin imaginarse que era Pedro de dios, a quien me presentaron después (super tímido, por cierto). No he escuchado el disco y lo tengo pendiente, joder. Pero lo que de verdad tengo ganas es de verlos en directo, como dices, los conciertos tanto de guadalupe plata como de pelo mono, son experiencias realmente intensas.
Saludos!

Lorbada dijo...

KARLAM: Pedro de Dios es uno de los guitarristas más originales que tenemos. Desde lueo que es una garantía.

Javier De Gregorio: Guadalupe son una locura en directo, no me extraña que seas fan. No te pierdas el directo de estos dos monetes.

javistone: ya me contaste, normal que la gente flipara con lo que sonaba. Yo me fumé un cigarron con Pedro y era un tio de lo más salao y encima del escenario ya ni te digo, vaya feeling que tienen aún siendo instrumentales, el público disfrutó bastante.

Saludos!!